• Secretos Del Aprendizaje

Cafeína y Cerebro ¿Enemigos o Mejores Amigos?




Una taza de café o té humeante es lo que a la mayoría de nosotros nos gusta despertar. Nos da energía, nos prepara para el día siguiente, y a un gran número de personas en todo el mundo les resulta difícil "despertar" o aclarar sus ideas sin estas bebidas.


Pero, ¿qué es lo que hace que el café, o para el caso el té, sea tan importante para nuestra productividad? Bueno, es la cafeína en estas dos bebidas lo que hace el truco. La cafeína es una sustancia que se encuentra naturalmente en los granos de café, granos de cacao, hojas de té, nueces de cola y tipos específicos de bayas. Lo que significa que los productos hechos de estas plantas también contienen este producto químico, a saber, café, té, chocolate, etc. La cafeína también se usa para hacer bebidas a base de cola y bebidas energéticas.


La cafeína tiene una gran cantidad de impactos en nuestro cerebro y sus funciones, tanto positivas como negativas.


Formas en que la cafeína es buena para tu cerebro



Alerta y atención: la cafeína suprime un neurotransmisor llamado adenosina. Este químico en particular influye en nuestra atención, memoria y sueño. A lo largo del día, los niveles de adenosina aumentan en nuestro cerebro y, después de alcanzar un cierto nivel, le indica a su cuerpo que se prepare para dormir. La cafeína bloquea la acumulación de adenosina, por lo que no puede tener sueño y, por lo tanto, permanecer alerta.


Reflejo: a medida que aumenta su estado de alerta, también lo hace su capacidad para responder rápidamente a las situaciones. La ingesta de cafeína se ha relacionado con un menor tiempo de respuesta y una mayor vigilancia, mejorando así sus acciones reflejas.


Energía y estado de ánimo: cuando la cafeína bloquea la adenosina, otros componentes químicos en el cerebro, como la dopamina, el glutamato y la serotonina, también se activan y comienzan a fluir con mayor libertad. Tanto la dopamina como la serotonina están asociadas con la felicidad y las emociones positivas en nuestro cerebro, por lo que la cafeína nos da un impulso instantáneo de energía y mejora el estado de ánimo.


Memoria: la cafeína aumenta nuestra memoria a largo plazo, al menos hasta cierto nivel. Investigaciones recientes en la Universidad John Hopkins sugieren que la cafeína puede aumentar la capacidad de separación de patrones de nuestros cerebros, lo que hace que sea más exigente y propenso a detectar diferencias en imágenes aparentemente similares. Esta es una característica del mecanismo de memoria a largo plazo.


Riesgo reducido de enfermedad de Alzheimer: la cafeína puede protegerlo contra la enfermedad de Alzheimer u otras enfermedades relacionadas con la memoria. Nuevos estudios sugieren que tomar tres tazas de café al día puede prevenir la enfermedad de Alzheimer o al menos retrasar su aparición en la población de mayor edad por varios años. Los científicos de la Universidad del Sur de la Florida encontraron en un estudio que incluyó a 124 personas entre las edades de 65 y 68 años que las personas que bebían café todos los días tenían un riesgo significativamente menor de desarrollar Alzheimer más adelante en la vida.


Pero un alto consumo de cafeína también puede tener un impacto negativo en su cerebro.



Formas en que la cafeína puede ser mala para tu cerebro


La cafeína se clasifica como un estimulante cerebral y una droga psicoactiva. Como cualquier droga, el consumo excesivo de la misma puede llevar a síntomas de adicción y abstinencia, y también hay otros efectos secundarios.


Ansiedad: para una persona con un trastorno de ansiedad, los efectos estimulantes de la cafeína pueden volverse negativos. La cafeína los pone nerviosos, ya que desbloquea la respuesta de "lucha o huida" en tu cerebro y aumenta la posibilidad de un ataque de pánico.


Insomnio: la adenosina nos ayuda a dormir, y la cafeína la bloquea, lo que puede llevar a patrones de sueño poco profundos y disruptivos, que son malas noticias para el rendimiento de su cerebro. Si consume demasiada cafeína durante el día, lo mantendrá despierto durante la noche y esencialmente contrarrestará los efectos positivos para el día siguiente.


Adicción y riesgos para la salud: el ciclo del café, el mal sueño, el mareo, más café puede llevar a la dependencia y la adicción, que tienen otras consecuencias graves como hipertensión arterial, aumento de la acidez en el cuerpo y potencialmente enfermedades del intestino. Todo esto afecta tu cerebro y tu productividad.


Conclusión Está claro que el café puede potenciar varias funciones de su cerebro, pero solo con moderación. La ingesta diaria de cafeína para un adulto sano normal no debe cruzar los 400 mg, lo que se traduciría en aproximadamente 3 a 5 tazas de café al día. ¡Así que levantemos nuestras tazas a eso y bebamos para obtener una cantidad saludable de estimulación cerebral!


▼Lima, Perú  -  📧 contacto@alejandroprado.com.pe
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle