• Secretos Del Aprendizaje

El poder del Acondicionamiento Mental




¿Cuál es el factor distintivo entre alguien que toma acción y alguien que no lo hace? Es una palabra: certeza. Piénsalo. Si está absolutamente seguro de que obtendrá el resultado que desea, y ese resultado cambiará su vida, tomará medidas masivas. Por otro lado, si está absolutamente seguro de que no importa lo que haga, simplemente no funcionará, no va a dedicar tiempo a realizar movimientos reales.


Por supuesto, estos son los extremos. La mayoría de nosotros nos encontramos en algún punto intermedio: la tierra de nadie "tal vez funcione, quizás no". Y esta es la verdadera zona de peligro. Porque terminamos haciendo esfuerzos a medias en lugar de poner nuestro corazón y alma en ello. La clave es crear una certeza absoluta: llenarse con la creencia de que logrará lo que se propuso, sin importar lo que suceda en el mundo externo. Tienes que obtener los resultados en tu cabeza para que te sientas seguro, como si ya hubiera sucedido. Y una de las mejores maneras de hacerlo es a través del entrenamiento de imágenes.


¿QUÉ ES LA FORMACIÓN DE IMÁGENES?


Considere Roger Bannister. Durante siglos, se creía que correr una milla de 4 minutos era físicamente imposible. Pero Roger Bannister rompió ese mito. ¿Cómo lo hizo? Roger no solo salió y practicó físicamente, también hizo un cambio mental. Practicaba, una y otra vez en su cabeza. Se imaginó a sí mismo rompiendo esa barrera de 4 minutos. Porque sabía que no importaba cuánto entrenara su cuerpo, si iba a obtener el resultado que quería, primero tenía que cambiar su estado mental. Se condicionó a sí mismo para estar tan seguro de que era capaz de lograr esta hazaña, que creía que lo haría con cada fibra de su ser.


Después de que Roger Bannister corrió esa milla de 4 minutos, en solo dos años, 37 personas también corrieron una milla de 4 minutos. Y recuerda, nadie en la historia había hecho eso antes. Este es el poder del entrenamiento de imágenes, de visualizar los resultados una y otra vez, como si ya hubiera sucedido.


Todos tenemos creencias que nos limitan. A veces dejamos que el conjunto de status quo dicte lo que creemos que es posible. Otras veces permitimos que nuestra propia duda tenga precedente. Otras veces, podemos tener creencias inconscientes que nos retienen.


El entrenamiento de imágenes es una técnica que nos permite superar esas limitaciones. Podemos vernos a nosotros mismos teniendo éxito, no solo en un nivel alto, sino de una manera muy detallada y precisa. Vemos cómo se ven los resultados y prevemos la forma en que prevaleceremos. Lo interesante de esto, también, es que al hacer esto, nos sumergimos en las emociones que son parte de ese éxito, esa experiencia. Debido a que no es solo un ejercicio mental, se convierte en una experiencia de cuerpo completo que lo afecta psicológica, emocional y físicamente. Y es esa dinámica que lo abarca todo y que ayuda a producir una certeza absoluta, que le permite trascender los límites que antes se impuso (quizás sin saberlo).


4 CLAVES PARA LA TÉCNICA DE IMÁGENES


Si bien no existe un método preciso, hay algunos componentes fundamentales para una práctica efectiva de entrenamiento de imágenes.


1. TOMAR UNA PERSPECTIVA EXTERIOR.


Imagínate a ti mismo como desde arriba, o fuera de tu cuerpo, a medida que avanzas por los movimientos. Por ejemplo, si te estás preparando para un lanzamiento, ve a ti mismo entrando en la habitación. ¿Qué tan compuesta es tu postura? Qué llevas puesto? Sé testigo de la mirada de determinación en tu rostro. Entonces mírate a ti mismo la presentación. ¿Cómo te ves? ¿Estás cómodo, relajado, equilibrado y seguro de ti mismo?


2. ENFOCARSE EN LOS ERRORES.


Si bien esto puede parecer contrario a la intuición, el objetivo es prestar atención adicional a las áreas de bajo rendimiento, ya que reflejan la inseguridad inherente que puede tener. Si empiezas a ver que las caras de tu público no parecen impresionadas y eso afecta tu presentación, eso puede reflejar una profunda falta de confianza en tu capacidad para ofrecer el tono. Toma nota de esa instancia, para que luego puedas practicar cómo reaccionarías. Luego, repita esa escena una y otra vez hasta que lo haga bien y pueda mantener la compostura durante toda la presentación. El objetivo final es poder hacer un cambio automático cuando un pensamiento o emoción negativa entra en tu espacio.


3. CREAR UNA EXPERIENCIA MULTI-SENSORIAL.


Siente la confianza que emana de ti al entrar en la habitación. No te imagines, experimenta lo que sería aplastar el campo. ¿Cuáles son los sonidos en la habitación? ¿Hay ruido de fondo? Como suenas ¿Cómo aparecen las caras de las personas en la sala? Siéntase cómodo, relajado y seguro de sí mismo mientras entrega el terreno de juego. Siente la energía en la habitación. Esta práctica ayudará a traducir técnica y tácticamente a tu cuerpo. Podrás comportarte con confianza y podrás imitar mejor un desempeño suave en lo que respecta al tono real si has hecho un ritual de crear una conexión mente-cuerpo.



4. ESCRIBA UNA CUENTA ESCRITA ALTAMENTE DETALLADA DEL PROCESO.


Ponga tanta acción en el script como sea posible. Describe los sentimientos que experimentas. Detalle los sonidos. Toma nota de todo lo que ves. Incluso escriba lo que haría ante un componente negativo que entra en su mente, es decir, descarte automáticamente cualquier pensamiento o emoción que no le sirva. Luego, lee tu historia una y otra vez. O mejor aún, grabe y juegue en su auto mientras conduce o camina. El objetivo es incorporar firmemente la experiencia que deseas en tu mente y hacerte encarnar la versión de ti mismo que sabes que puedes ser.

▼Lima, Perú  -  📧 contacto@alejandroprado.com.pe
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle