• Secretos Del Aprendizaje

Pon el contador en cero una vez al año









La complejidad es tu enemigo. Cualquier tonto

puede hacer algo complicado. Lo difícil es mantener

las cosas simples.

-Richard Branson


Como emprendedor vas a necesitar mucha energía para sacar tu proyecto adelante. Mucha más energía de la que eres ni siquiera capaz de soñar en tu peor pesadilla, así que es importante que la gestiones, la regeneres y no la desperdicies.


Perdemos mucha de nuestra limitada energía pensando sobre las cosas que tenemos pendientes por hacer. Resulta desmotivador tener siempre una lista enorme de asuntos pendientes. Y lo que es aún peor, como siempre esa lista de asuntos pendientes podemos vivir la fantasía de que mientras avanzamos lentamente en esa lista estamos progresando verdaderamente en algo significativo en nuestra vida. Pero nada más lejos de la realidad.


Los asuntos pendientes nos roban energía porque nos mantienen distraídos. Saber que tienes que mandar un email a alguien, o que has de arreglar una teja de la casa te distrae y te roba energía.


¿Te imaginas una vida en la que, como por arte de magia, te levantase un día y no hubiera ninguna tarea pendiente? ¿Eres capaz de imaginarte un día en el que todo tuviera un orden y no tuvieras nada pendiente martilleando tu cerebro?


Yo también tuve ese sueño y después de años intentándolo sin éxito, un día adopte la determinación que ha cambiado mi vida y hoy voy a compartir contigo ¿Estás impaciente?

Pues quizá deberías...


La decisión consiste en deshacerse de la lista de asuntos pendientes de una vez por todas y poner el contador a cero.


Permíteme que te explique mi experiencia porque cuando lo logres en tu vida se llenará de energía repentinamente.


El sistema para poner el contador en cero consta de cuatro pasos.


Paso 1. Toma un papel y anota todos tus asuntos pendientes, entendiendo por pendiente cualquier cosa o situación que debería estar en un estado diferente del actual. En esta lista se puede incluir todo lo que consideras que debería ser hecho: desde arreglar ese pequeño choque de tu carro hasta hacer limpieza del armario de la cocina. Desde llamar a un amigo del que llevas mucho tiempo sin tener noticias hasta visitar ese museo que llevas deseando ir desde hace mucho tiempo. Desde implementar un nuevo sistema de contabilidad hasta buscar una nueva persona que te ayude en tu proyecto emprendedor.


Cuando elabores esta lista, en la que fácilmente habrá varias decenas de asuntos, podrás comprobar que tu cerebro experimenta un placer similar al de un orgasmo. Si es cierto , extrañamente a nuestro cerebro le apasionan la lista de pendientes. Quizá algún día la ciencia averigüe el por qué.


Paso 2. Ponte manos a la obra con cada ítem de la lista de modo apasionado, es decir el punto número uno y haz lo necesario para que deje de estar pendiente. Cuando hayas acabado podrás pasar al siguiente punto de la lista, salvo que por el motivo que sea no puedes hacerlo en ese momento, y en este caso cuando retomes la lista tienes que empezar por el pendiente,


Para dar por finalizado un asunto de la lista, puedes hacer dos cosas: o bien resolver el asunto (Llevar el carro al taller o hacer la limpieza del armario de la cocina, por ejemplo), o bien tacharlo y olvidarte para siempre de ese arañazo o de ordenar el armario de la cocina y asumir ese estado como perfecto. En este caso, te olvidad de ello para siempre jamas . Desde ese momento juras solemnemente que no volverás a pensar en ello. El procedimiento es sencillo: o bien lo haces en el momento, o bien te olvidad de ello para siempre.


Transcurrido un tiempo - probablemente algo más del que imaginas - darás la lista por acabada. Te puedo garantizar que en ese instante sentirás una indescriptible paz y alegría. Puede sonar algo místico pero se trata de un momento de gozo; algo parecido a la iluminación. Es la alegría que brota como consecuencia de saber que no hay nada pendiente. Entonces podrás emplear todo ese excedente de energía en sacar tu proyecto adelante.


Paso 3. El paso número tres es el más sencillo y a la vez el más retador de todos y consiste en impedir que esa lista se vuelva a llenar de asuntos pendientes.


La mayoría de las personas emplean listas de asuntos pendientes o anotan las tareas que desean realizar en algún tipo de lista. Lo importante es evitar que esa lista vuelva a crecer. Para evitarlo solo hay que tener en cuenta estos principios:


a) El primero es que antes de incluir algo en la lista de preguntas si realmente es tan importante y tienes la determinación de hacerlo. Apúntalo solo como si el mero hacho de apuntarlo tuvieras sí o sí , que encargarte de ello.


b) El segundo es que una vez al año , idealmente a fine, te tomes el tiempo necesario para vaciar esa lista con el mismo principio: o bien lo haces inmediatamente, o bien lo olvidad para siempre.


El objetivo de este hábito es que siempre disfrutes de la refrescante sensación de no tener una montaña de asuntos pendientes en tu vida.





▼Lima, Perú  -  📧 contacto@alejandroprado.com.pe
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle