• Secretos Del Aprendizaje

Suelta los frenos del emprendedor


Hemos venido al mundo a brillar, que es la consecuencia natural de ser quienes somos. En efecto no brillar es una anomalía causada por la falta de claridad al respecto de quienes somos verdaderamente.


La necesidad de brillar es una llamada para cambiar el rumbo de nuestra vida. Si no escuchamos esa llamada, es probable que después recibamos avisos más contundentes. La vida primero nos susurra, luego habla y finalmente, si no la has atendido, termina por gritarnos.


Si no estás brillando, puedes tomártelo como un mensaje de la vida en forma de susurro y adoptar las primeras decisiones lo antes posible.

Si eres pura luz Cómo es que no estas brillando?


Imagínate que al salir a la calle te encontraras un mendigo pidiendo limosna. Observas su cara y lo reconoces, te das cuenta que es un rico heredero, que posee una fortuna en el banco, así que te sientes confuso. Te acercas a recordádselo, lo que posiblemente otros no se lo han dicho. Sin embargo, este mendigo parece sufrir algún bloqueo interno que le impide reclamar lo que es suyo.


Y así es como muchos de nosotros vivimos: Con una gran fortuna esperando a que vayamos a reclamarla y con obstáculos internos que nos impiden demandar lo que es nuestro.


Para poder brillar, los emprendedores necesitamos superar al menos 5 obstáculos. Son algo así como las 5 pruebas cuya superación nos facilita al acceso al éxito emprendedor.

Confía en mí: Tú solo encárgate de superar estas 5 limitaciones, y el resultado que deseas acudirá a ti.


1.- LA APROBACIÓN DE LOS DEMÁS: Esto es algo que no necesitas, afortunadamente. Creo que cada persona tiene una vida para tomar decisiones y dibujar con ello su destino, más que para interferir o desaprobar lo que hacen otras personas. Los seres humanos somos animales sociales y es posible que te sientas mal sin la aprobación del entorno, pero lo cierto es que si persigues dicha aprobación nunca llegarás a ninguna parte. Una cosa es que obtengas la aquiescencia de los demás y otra cosa es que la busques. Buscarla será tu ruina, y hay una razón para ello: La única persona que sabe lo mejor en cada momento para su vida eres tu mismo.


2.- LA PEREZA O DES-MOTIVACIÓN: Hay 2 causas para la pereza. La primera es no saber cuál es tu propósito. Si te sientes desmotivado posiblemente estés haciendo algo que no amas – no estás trabajando en tu propósito – porque de estarlo estarías siempre lleno de energía. Esto no es una noticia la des motivación nos alerta de que no estamos reconociendo lo que verdaderamente somos. La segunda causa de la des motivación es que no sabemos cómo lograr lo que queremos y entonces nos desmotivamos. Confundimos con frecuencia la ignorancia con la imposibilidad. Si te sientes desmotivado solo formúlate esta pregunta ¿Qué necesito saber para que mis sueños se hagan realidad? Aprender conduce directamente a la motivación, de la misma manera que negarse a aprender conduce a la desmotivación y cinismo.


3.- LA SEGURIDAD: Solo cuando estés preparado para perderlo todo, solo cuando estés despegado del resultado podrás tener de verdad algo en la vida. Muchas carreras emprendedoras se truncan porque la persona le pone foco en lo que va a perder si las cosas no salen bien y esto le conduce directamente a la pasividad. El miedo a perder es nuestro prestigio social, el miedo a perder nuestro nivel de vida, o el miedo a perder el confort que lleva a muchas personas de manera indefinida su proyecto emprendedor. Todas las cerreras emprendedoras del éxito se jugaron algo. Esto no significa que lo perdieran; solo que estuvieron dispuestos a perderlo llegado el caso. Solo podemos tener aquello que estamos dispuestos a perder.


TRES IDEAS PODEROSAS:

1.- Brillar es lo natural y lo contrario es una anomalía.

2.- No brillar es una llamada de atención para cambiar el rumbo vital.

3.- Superar ciertos obstáculos en lo personal nos permitirá disfrutar de éxito en lo profesional.

▼Lima, Perú  -  📧 contacto@alejandroprado.com.pe
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle